10/9/13

Leyenda del Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Nuestra cultura está llena de leyendas extraordinarias que datan desde hace cientos de años, una de las más populares es la que encierra la historia de los tres volcanes más altos de nuestro país.

Para los pueblos prehispánicos, los volcanes eran seres sagrados a los que se les rendía tributo. Cada montaña tenía una historia detrás de sí, tenía un espíritu y era respetada y admirada. Una de las leyendas más populares que ha vivido hasta nuestros días es la de los volcanes más altos de México: el Popocatépetl, Iztaccíhuatl y el Citatépetl.

Fueron los mexicas los que les pusieron nombre a estos volcanes. El Popocatépetl tiene una edad aproximada de 730,000 años, con una altura de 5,450 metros, su nombre deriva del náhuatl "popoa" (humo) y de "tepetl" (cerro), que quiere decir cerro que humea. El Iztaccíhuatl es un volcán extinto, con una altitud de 5,220 metros, cuyo nombre quiere decir mujer blanca, proviene del náhuatl también (iztac que significa blanco y cíahuatl que quiere decir mujer); es mejor conocida como la mujer dormida, debido a su semejanza con una mujer recostada con la cara al cielo. El Citlatépetl (pico de Orizaba) tiene 5,747 metros de alto, su nombre significa cerro de la estrella.


La leyenda:
Hubo una época en la que los aztecas dominaban el Valle de México y todos los pueblos estaban sometidos a ellos, debían obedecerles y pagarles tributo. Como era de esperarse, siempre que hay opresión, también hay descontento y una sed de libertad que va creciendo hasta que no se puede callar más. Esto sucedió con uno de los pueblos, el de los Tlaxcaltecas, en donde el cacique, convocó a su pueblo y decidió luchar por la libertad de los suyos.
La hija del cacique era una hermosa princesa llamada Iztlaccíhuatl, quien estaba profundamente enamorada del valiente guerrero Popocatépetl. Antes de partir a la guerra, Popocatépetl pidió la mano de la joven y el padre prometió que se la daría si regresaba victorioso de la batalla, a la que lo mando como dirigente de su ejercito. Los amantes tuvieron que separarse, pero en su corazón estaba la esperanza de que volverían a verse para unirse en matrimonio. Popocatépetl partió lleno de valor y coraje, mientras que su amada lo espero ansiosa.
Al poco tiempo, un joven que amaba a Iztlaccíhuatl, celoso de Popocatépetl, le dijo a la princesa que su amado había muerto durante el combate, con la esperanza de que así lo olvidara y se casara con él. Pero no podía estar más equivocado, ya que la princesa se sumió en una profunda tristeza, que termino por causarle la muerte.
Popocatépetl venció en todas las batallas y regresó dichoso a su pueblo para desposar a la princesa. Cuál va siendo su sorpresa al enterarse de la muerte de ésta, con el corazón destrozado vagó por las calles durante varios días y noches, hasta que para honrar su memoria, mandó que miles de esclavos construyeran una gran tumba ante el Sol, amontonando 10 cerros para formar una enorme montaña.
Cuando la tumba estuvo terminada, el guerrero, tomó entre sus brazos el cuerpo de su princesa, lo llevó a la cima y lo recostó inerte sobre la gran montaña. Aun muerta la princesa era tan hermosa que parecía solo estar sumida en un profundo sueño, el joven guerrero le dio un beso, tomó una antorcha humeante y se arrodilló frente a su amada, para cuidar su eterno sueño.
Desde entonces permanecen juntos, con el tiempo, la nieve los cubrió y se convirtieron en dos enormes volcanes y así perdurarán por siempre. Se dice que cuando el guerrero Popocatépetl se acuerda de su amada, su corazón que guarda el fuego de la pasión eterna, tiembla y su antorcha echa humo. 
En cuanto al tlaxcalteca que hizo desdichada a esta pareja, arrepentido fue a morir muy cerca de su tierra, donde se convirtió en montaña, el Pico de Orizaba o Citlaltépetl, y desde muy lejos su castigo es vigilar el sueño eterno de los amantes que nunca se separararán.
Durante muchos años y hasta poco antes de la Conquista, las doncellas muertas por amores desdichados eran sepultadas en las faldas del Iztaccíhuatl.

1 comentario :

  1. Encantadora leyenda, llena de romanticismo y la muestra de la grandeza de tu cultura.
    Un abrazo compi, gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Me encantaría saber qué te ha parecido esta entrada o cualquier comentario que tengas.